#crp – Viviendo en Amor y Alegría

El amor se sitúa como la principal fuerza o energía que tiene el poder de mover todos los obstáculos internos que nos impiden alcanzar la felicidad siempre anhelada. El amor es esa energía maravillosa capaz de hacerle vibrar con cualquier acontecimiento que se este generando en su entorno, por pequeño que este sea.

El amor es la energía que abre todas las puertas, que nos proyecta, nos dirige, nos guía, nos da apertura y por supuesto nos genera felicidad. El amor es capaz de sanar cualquier herida de cualquiera de nuestros cuerpos (físico, mental o espiritual).

Uno de los principales aspectos que debemos aprender sobre el amor, es que el no está fuera de nosotros, el proviene de nuestra alma y es expresado a través de nuestro corazón, hacia nosotros mismos, hacia otras personas y criaturas del mundo. El mantener un flujo constante de esta energía, es lo que crea sensaciones de felicidad o alegría en lo más interno del ser.

Aprender a desarrollar el amor nos garantiza una vida llena de alegrías, felicidad y logros. Para alcanzarlo debemos comenzar a experimentarlo en nosotros mismos, desarrollando esa capacidad de auto amarnos y aceptarnos, que al final es lo que nos va a dar la apertura necesaria hacia las maravillas que la vida puede ofrecernos. Eso implica dale valor a todas esas cosas que nos gustan de nosotros mismos, bien sean de nuestro cuerpo o de nuestra mente y también del alma

Tenemos que abrirnos al amor, tenemos que resquebrajar todas esas murallas que hemos instalado entre nuestro ser y el exterior. Lamentablemente en alguna oportunidad alguien dijo que el amor causaba dolor, y sin embargo eso no fue lo más grave, lo peor es que la mayoría le creyó y comenzaron a forrarse en armaduras que les impiden vibrar al ritmo de la vida, por el simple hecho de ver un árbol, o la sonrisa de un niño, o la caricia de un gato, o el simple hecho de hornear un pastel.
 
Piensen por un momento en ustedes, en todas esas cosas maravillosas que poseen y en la dicha de tener a tantas maravillosas personas a su lado que siempre están dispuestas a apoyarlos en cualquiera de sus proyectos o metas. Piensen en esa facultad de pensamiento que les ha permitido en todo momento elegir entre cualquiera de las opciones que la vida les está presentando. Piensen en esos padres que siempre dieron lo mejor de sí mismos para que ustedes pudieran alcanzar todos sus sueños. Piensen en esos hijos que siempre se refugiaron en ustedes para obtener la protección debida en cada caso y para alcanzar un poco de cariño que nutriera sus almas en ese momento. Después de haber pensado en todo esto, se podrán fijar en cuanto amor tienen en su vida.

El amor atrae a las personas hacia las sensaciones mas maravillosas que puedan alcanzar.

Actuar un día con amor significa, verme en el espejo y admirar todo aquello que de mí que me gusta. Ver todo con los ojos del amor. Vivir pendiente de las circunstancias que rodean nuestro existir y ver solo en ellas la parte que expresa el amor más absoluto, logrando de esta manera pasar un día feliz.

Ahora hablemos un poco sobre la alegría. Una persona alegre es una persona feliz. La alegría la podemos experimentar en cualquier momento de nuestra vida y ante cualquier circunstancia.

En este momento podemos quizá encontrarnos solos, sin embargo nuestros pensamientos siempre están con nosotros. Una persona alegre no tiene sino pensamientos de alegría, sin importar lo que esté ocurriendo en nuestro alrededor nuestros pensamientos siempre pueden ser alegres.

Podemos comenzar por alegrarnos de quiénes somos y de todo lo que tenemos para dar y de lo que aún nos falta por recibir. El acto de ser alegre es un acto de nobleza hacia nosotros mismos.

Si hoy tengo que ir a una reunión muy importante yo tengo el poder para decidir que sentimiento me estará acompañando en esta cita, puede ser el temor, la rabia o la alegría. La decisión es mía, así que escojo la alegría. Representa el mismo trabajo y el mismo esfuerzo mental escoger cualquiera de esos sentimientos, así que, ¿Por qué escoger aquellos que nos llenaran de una energía densa e incómoda?.

Escojamos la alegría siempre. Una persona alegre es aquella que siempre alcanza lo que desea, ya que por lo general cuanta con el apoyo y la aceptación de todos los demás. La alegría produce cierto tipo de “magia”, muy especial en nosotros que nos hace experimentar y vivenciar la felicidad en su máxima expresión. Un ser alegre es un ser feliz.

Llenémonos constantemente de pensamientos alegres y no permitamos que otras personas nos invadan con sus ideas de tristeza y poca fe.

Vivamos nuestra alegría desde el amanecer, alégrense al ver la luz del día, la cual nos trae la oportunidad de un nuevo comienzo, nuevos retos y nuevos triunfos. Alégrate por esas maravillosas horas de descanso que acabas de vivir. Alégrate por tu familia que esta a tu lado lista para dar lo mejor de sí misma en tu beneficio. Alégrate por ser hijo de Dios. Alégrate por tu casa. Alégrate por tu trabajo. Alégrate por la vida. Alégrate por ser tu.

X

Francisco Giménez
Master Trainer
@crpersonal.com

Be Sociable, Share!
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusVisit Us On Youtube